El líder al espejo.

En la dinámica organizacional  de hoy, el líder adaptativo hace suya la misión de mantener la FELICIDAD como medio ambiente en su equipo; se ha determinado y es conocido por todos que esta es la forma de impulsar el verdadero potencial del individuo hacia la productividad o el logro de objetivos, es definitivo que la gente feliz se identifica, se compromete, se involucra hasta dar lo mejor de sí desde un patrón de creatividad, innovación, flexibilidad y resiliencia.

Tal Ben Shahar, el Profesor de la Felicidad, explica que “ser feliz es estar en calma y plenitud con lo que poseo”, incluso me llena de entusiasmo entender su explicación acerca de que sí se puede aprender a ser feliz, el Prof. Tal Ben Shahar, tiene en su cátedra de FELICIDAD en Harvard 1400 alumnos por semestre y repite con profunda convicción que la felicidad deberían enseñarla en las escuelas.

Vamos a detenernos en su frase  “ser feliz es estar en calma y plenitud con lo que poseo” y la re-encuadramos en las competencias vitales de líder. Que necesita el Líder para dar el mejor uso a todo lo que posee? Al hacer esta pregunta y revisar respuestas diversas, muevo las piezas en juego y una vez más en mi experiencia como Coach, obtengo por respuesta “Autoconocimiento”.

“El Mejor Amigo de un Líder es el Espejo”

En cada inicio de jornada o ante cada proyecto que emprende, un líder enfrenta el reto de dar lo mejor de sí para conducir su equipo al logro de sus objetivos y esto es imposible de asumir si no se conoce a sí mismo en toda su extensión, debe conocer su potencial personal y sus competencias para hacer cabalmente su labor.

Es frecuente observar que los líderes evaden el proceso de autoconocimiento por temor a sentirse vulnerables o amenazados en sus escenarios de intimidad personal, sólo cuando deciden salir de su zona de confort, logran encontrarse con su propio e ilimitado potencial, realmente es un proyecto personal que requiere del líder observación profunda, extrema honestidad en sus apreciaciones y a su vez es el perfecto mecanismo para descubrir nuevos patrones de influencia y mejores vías de acción.

Un líder debe permitirse disfrutar el  explorar sus más íntimos recodos, esos en los que guarda su integridad, su impulso intencional y su compromiso, desafiando sus propios instintos y sombras para dejar salir verdaderamente esa luz que será lámpara a su recorrido y al equipo que lidera.

A través del Espejo el Líder identifica plenamente su personalidad, sus necesidades instintivas, su visión, su afectos, relaciones y emociones, así como sus recursos estratégicos de desempeño y logra enfocar su plan de acción hacia la conducción exitosa de quienes le siguen.

Definitivamente revisar el espejo personal del líder es el catalizador de su potencial y el alquimista de su intención, sin embargo no todo es color primavera en este proceso, es fácil mirar al espejo y desvirtuar voluntariamente el liderazgo si el líder se permite dar espacio al EGO, ese monstruo siempre al acecho de robar protagonismo para dirigir la acción del líder por un camino incierto donde la arrogancia domina la asertividad y la empatía. 

Es repetido escuchar o leer, que el objetivo principal del líder es desarrollar nuevos líderes, y ello es imposible de lograr si el líder no reafirma su esencia, si no revisa en su espejo la luz y la oscuridad que le integra, si no se atreve a conocerse realmente antes de disponerse a liderar a otros.

Vuelvo a la frase punto de partida hoy “ser feliz es estar en calma y plenitud con lo que poseo” para concluir que, autoconocimiento brinda al líder esa calma y plenitud necesaria para ser feliz, ya que solamente si es feliz podrá asumir su más importante MISIÓN, mantener la felicidad como medio ambiente en el equipo que lidera.

El Espejo puede ser un gran aliado, un mejor amigo y podemos revisarlo juntos cuando gustes. @jannincv

Categorías: Mayo 2020

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.